Piqué, sus mangas y las injurias de la prensa deportiva española

La prensa deportiva española volvió a hacer el ridículo el pasado fin de semana. Una vez más. Y van ya… bueno, no se sabe cuántas van ya. El hecho es que con la polémica de Piqué y sus mangas durante un partido de la selección española salió a relucir, como digo, una vez más, el patriotismo y las ganas de hacer daño que ciertos medios tienen contra todo lo que no consideran patriótico y decente. Como si retrocedieramos algo más de cuarenta años en el tiempo, vaya. La Real Academia de Española de la lengua define el término ‘zaherir’ como “Decir o hacer algo a alguien con lo que se sienta humillado o mortificado”. Pues tal cual.

Como siempre en este blog, hagamos una retrospectiva y retratemos los hechos. La selección española de fútbol jugaba el pasado domingo en Shköder ante Albania, en uno de los partidos de calificación para la Copa del Mundo de 2018. Y ganó jugando bien, que no es lo habitual en La Roja en los tiempos que corren. Pero la prensa, lejos de centrarse en los méritos del equipo, la táctica, la buena actuación de Silva y Koke, el gol de Diego Costa o el buen planteamiento del flamante nuevo seleccionador Julen Lopetegui, prefirió dar voz desde el minuto uno de partido a una polémica infundada desde redes sociales y que ha formado tanto revuelo que ha llevado al hartazgo a uno de los jugadores de ese equipo titular.

Gerard Piqué, catalán y abiertamente defensor del derecho de autodeterminación de su pueblo –ya hay que tener valor para ser futbolista y declarar ideas políticas en público, punto uno a favor del central del Barça–, saltó al verde del Loro Boroçi con manga corta (cuando él siempre lleva manga larga por estética) y una camiseta térmica debajo. Resulta que, ante la incomodidad que le producía la nueva segunda equipación de La Roja –que ese día era blanca– decidió cortarse las mangas, lo que muchos “patriotas” consideraron una ofensa a su país porque, supuestamente, había recortado los ribetes rojigualdas que esa camiseta lucía. Desde ese momento Piqué volvía a convertirse en enemigo público número uno del país –otra vez–. Pues resulta que no, que esa camiseta no llevaba ribetes y, lo peor, ¡es que se tuvo que defender en público!

Aquí viene lo gordo. Las redes, con los principales diarios deportivos del país dando coba, no tardaron en hacerse eco y en poco menos que humillar al jugador, recordando capítulos anteriores que el central había protagonizado relacionados al combinado nacional, casi tan estúpidos como este último. Marca, As, OKDiario y un largo etcétera. No se libró nadie de caer en esa trampa. Pero claro, luego les tocó borrarlo. Gracias a internet, aún nos quedan rastros.

marca

as

Poco tardaron en rectificar. Al darse cuenta del lío formado, los medios no dudaron en tachar la polémica de “injusta”, siempre amparando que habían sido tuiteros o las redes los que habían acusado de poco patriotismo a un jugador que se ha dejado la cara por el equipo nacional, obviando que habían sido ellos mismos los causantes de tal follón y poco más suplicaron al central que rectificara en su decisión de abandonar la selección tras el Mundial de Rusia. Otra metedura de pata de la prensa deportiva española, que, desde hace tiempo, viene necesitando una regeneración urgente. Al igual que el consumidor de tales noticias. Solo hace falta ver las noticias más leídas de cada periódico en su edición digital para darse cuenta de que algo no funciona bien.